Beneficios del acompañamiento psicológico en las rupturas de pareja

Ante un proceso de ruptura, ¿qué opináis?: ¿un paso más en el crecimiento personal? o bien ¿un proceso degenerativo y destructivo que afecta a nivel psicológico y emocional?

Quizás has pensado únicamente en la segunda opción, porque es cierto que muchas veces las rupturas derivan en un conflicto que conlleva tensión y hostilidad crónica, afectando a nuestras relaciones familiares y a nuestro bienestar psicológico.

Sin embargo, es necesario tener presente que las rupturas pueden, al igual que ocurre con los duelos bien resueltos, derivar en algo constructivo y que nos haga crecer.¿Qué es necesario para ello? Lograr la distancia emocional necesaria entre ambos miembros de la pareja para que se aísle el conflicto.


Sería ese el objetivo, el reto. 


Ahora, una ruptura implica un impacto emocional, que hace referencia al deterioro de la relación y a los sentimientos de shock, incredulidad, desilusión, rabia, tristeza, miedo, ansiedad… que pueden originar confrontación, deseos de venganza… ; estos aspectos son propios de cualquier pérdida, más o menos intensos según la naturaleza del vínculo emocional establecido con aquello que se ha perdido (en este caso la pareja, “el matrimonio”, el estatus económico…)

Se necesita tiempo para poder elaborar todos esos sentimientos, y sin embargo muchas veces ese tiempo no se tiene, porque “la vida” (trabajo y otras obligaciones) no espera y tenemos que enfrentarnos a la ruptura haber podido elaborar esa pérdida. Tenemos que gestionar de forma adecuada sentimientos intensos de malestar, y quizá no tengamos recursos personales para ello.

Es aquí donde un acompañamiento psicológico puede proporcionar pautas, facilitando entender la dinámica de los aspectos psicosociales de la ruptura y cómo afrontarlos.

No todas las rupturas son iguales, y el estilo relacional previo influye en cómo se enfrenta; hay parejas que pueden hacerlo de mutuo acuerdo, mientras que en otros casos el conflicto lo hace imposible, teniendo que resolverse en un contencioso. Pero el distanciamiento emocional siempre se ha de abordar, de manera que se logre la independencia emocional y elaboración psicológica de los efectos de la ruptura. 

Desde la psicología, se da soporte a ese proceso, facilitando sentimientos de aceptación, autoconfianza y autonomía que derivarán en una adaptación al nuevo estilo de vida y la posibilidad de búsqueda de una nueva relación estable.

Además del proceso normal de duelo, en el que como profesional puedo acompañar, a veces las personas tienen detrás historias o carencias afectivas (estilo de apego inadecuado, baja autoestima…) que pueden dificultar su adecuada elaboración. La intervención psicológica en este caso abordará esas problemáticas de modo que se pueda llegar al mismo objetivo ya comentado: la adaptación al nuevo estilo de vida.

Si quieres recibir más información sobre cómo funciona la terapia de pareja, ponte en contacto a través del mail psicologa@monicatimon.com o  pidiendo cita y en breve recibirás una respuesta.

Comentarios