Combatiendo las distorsiones cognitivas II

He señalado en varios momentos la importancia de detectar y combatir nuestras distorsiones cognitivas. Antes de profundizar en cómo combatirlas, quiero destacar cosas muy importantes para tener en cuenta previamente.
1. Aprender a combatir los pensamientos negativos requiere esfuerzo y perseverancia.
¿Os acordáis de las primeras veces que condujisteis? ¿Verdad que ibais como pisando huevos? Es decir, estando muy atentos a los pies, a los pedales de freno, embrague… pensando, porque aún no lo teníais automatizado…
Aprender a combatir los pensamientos negativos es lo mismo, requiere esfuerzo y perseverancia. Únicamente llegaremos a interiorizar pensamientos que se contrapongan a esas creencias irracionales si somos constantes para acabar creyendo en ellos. Es lógico que si tu hábito es decirte “me siento inútil” al principio tengas que forzar el decirte cosas como “estoy generalizando, fallar en esto no me convierte en inútil”, “puedo no servir para esto, pero sí sirvo para otras cosas” Al principio sencillamente lo haremos de forma forzada; será con la perseverancia y el tiempo como lograremos interiorizar de verdad esos pensamientos alternativos y automatizarlos.
2. No se trata de no tener pensamientos negativos; son automáticos, y todo el mundo tiene ese tipo de pensamientos ante determinadas situaciones.
En un momento dado todo el mundo se ha encontrado pensando “no sirvo”, “esto no lo puedo soportar” …
El problema viene cuando es la forma habitual de pensar, o cuando ante cierta situación negativa son recurrentes y nos encierra en un bucle de malestar y negatividad. El problema es cuando nos lo CREEMOS. Hemos de recordar que son pensamientos, básicamente distorsiones cognitivas, NO LA REALIDAD.
Es entonces cuando hemos de tener muy presente cambiar esa forma de ver la realidad, combatir ciertos pensamientos y creencias para no anclarnos en ellos.
3. En el momento en que estamos sintiendo que nosotros no podemos controlar los pensamientos que nos vienen a la mente, hay que aceptarlos como nos vengan.
Es importante tener presente que COMBATIR esos pensamientos NO es intentar luchar contra ellos queriendo controlarlos. No podemos controlar esos pensamientos y cuanto más intentemos controlar los pensamientos, más nos controlarán ellos.
Lo que sí podemos controlar es la respuesta que tenemos ante los pensamientos. Y esa respuesta debe ser de una absoluta indiferencia. Los pensamientos no hay que intentar pararlos ni detenerlos (porque no podemos, eso es imposible) y tampoco hay que analizarlos. Cuando nos venga un pensamiento negativo a la mente, hay que dejarlo que venga, no hacer ningún esfuerzo por pararlo y/o evitarlo. No hay que darle absolutamente ninguna importancia, ignorarlo, y no analizarlo. Al cabo de un tiempo, ese pensamiento se irá. Será entonces cuando podremos trabajar para convencernos de que esos pensamientos y preocupaciones son irracionales y no tienen ninguna base real.
4. NO será útil en el mismo momento en que estemos con emociones intensas.
Sobre las pautas que os estoy facilitando para combatir los pensamientos negativos, y MUY IMPORTANTE tener presente. NO será útil en el mismo momento en que estemos con emociones intensas, ya sea de tristeza, ansiedad o rabia. En ese momento lo ideal es la ACCIÓN. Hacer algo que mitigue ese sentimiento (la relación entre pensamiento, sentimiento y acción es muy importante). Es después cuando podremos trabajar con los pensamientos negativos e irracionales que nos están viniendo a la mente.
Cualquier consulta, duda o petición de información podéis hacerlo presencialmente en mi consulta de psicología en Barcelona 93 129 19 34 o a través del correo psicologa.monicatimon@gmail.com


Comentarios