¿Qué necesitamos? ¿Qué necesidades buscamos cubrir? ...


Todas las personas, sin excepción, necesitamos seguridad, sentir que pertenecemos a un grupo (ya sea la familia, amistades…), afecto, reconocimiento y trascendencia (autorrealización).
Lo que nos diferencia a unas personas de otras es cómo buscamos cubrir esas necesidades. Además, también es diferente qué necesidad o necesidades están movilizando nuestra forma de afrontar la vida y de relacionarnos.
Por ejemplo, una persona quiere cubrir la necesidad de afecto a través de la búsqueda del amor y una constante exigencia de que se le demuestre amor.
Otra persona quiere cubrir la necesidad de reconocimiento a través del sentido del deber (“lo que se supone o le han dicho debe ser/hacer” o de afirmarse a través de la aprobación de otros (padre, éxito social…). 
El problema no es en sí buscar afecto y reconocimiento de los otros, sino cuando queremos cubrir esas necesidades desde un sentimiento de carencia y buscamos FUERA lo que tendríamos que encontrar en nuestro interior. Es decir, buscar en mí mismo la capacidad de darme afecto (o quererme), la necesidad de sentirme seguro(a), la capacidad de reconocerme como persona valiosa y unos deseos concretos.

NECESIDAD DE SEGURIDAD
Si en la infancia no estuvimos en un entorno en el que sintiéramos que esa necesidad estaba cubierta o nos hicieron sentir que el mundo es peligroso, facilitará que la incertidumbre, los continuos cambios, aquello que sentimos que no está bajo nuestro control nos genere miedo, buscando crear un férreo control sobre nuestra vida y entorno. Por otra parte, si no nos sentimos capaces de desenvolvernos en la vida, podemos buscar la seguridad a través del apoyo de otra persona.
Confiar en nuestra capacidad de obtener aquellos recursos necesarios para la supervivencia y ser autosuficientes nos permitirá cubrir de una manera adaptativa esta necesidad de seguridad.

NECESIDAD DE PERTENENCIA
Si en la infancia nos sentimos excluidos o rechazados, sentimos que éramos diferentes, puede facilitar que en esa búsqueda de sentir que pertenecemos a un grupo nos enganchemos a uno, disolviendo nuestra identidad en él, incluso a pesar de que nos perjudique.
Sentir que merecemos ser parte de un grupo, siendo como somos, y formar parte de varios grupos diferentes, nos permitirá cubrir de una manera adaptativa esta necesidad de pertenencia.

NECESIDAD DE AFECTO
Y una de las cuestiones más importantes, y sin menoscabar lo importante de sentirnos amado(a)s, es imprescindible querernos y respetarnos. Si no nos valoramos, si no nos queremos, podemos ser fácilmente presa de relaciones tóxicas donde nos anulemos. Sobre este punto, profundizaré en mi próximo post.

Cualquier consulta, duda o petición de información podéis hacerlo a través del correo psicologa.monicatimon@gmail.com o presencialmente en mi consulta de psicología de Barcelona 93 129 19 34.

Y como siempre, si os ha gustado, ¡compartid!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo