¿Qué necesitamos? ¿Qué necesidades buscamos cubrir? ...

Imagen
Todas las personas, sin excepción, necesitamos seguridad, sentir que pertenecemos a un grupo (ya sea la familia, amistades…), afecto, reconocimiento y trascendencia (autorrealización).
Lo que nos diferencia a unas personas de otras es cómo buscamos cubrir esas necesidades. Además, también es diferente qué necesidad o necesidades están movilizando nuestra forma de afrontar la vida y de relacionarnos. Por ejemplo, una persona quiere cubrir la necesidad de afecto a través de la búsqueda del amor y una constante exigencia de que se le demuestre amor. Otra persona quiere cubrir la necesidad de reconocimiento a través del sentido del deber (“lo que se supone o le han dicho debe ser/hacer” o de afirmarse a través de la aprobación de otros (padre, éxito social…).  El problema no es en sí buscar afecto y reconocimiento de los otros, sino cuando queremos cubrir esas necesidades desde un sentimiento de carencia y buscamos FUERA lo que tendríamos que encontrar en nuestro interior. Es decir, buscar e…

Vencer los miedos para lograr nuestros sueños

Si queremos vencer los miedos nos hemos de comprometer a ser honestos con nosotros mismos, a conectar con nuestros sentimientos y emociones para conocerlos y saber manejarlos y gestionarlos.
La primera pregunta que nos hemos de hacer es: ¿qué quiero realmente?, ¿cómo deseo que sea mi futuro?
Esto a veces no es tan sencillo, y aquí radica la primera barrera para el cambio o para afrontar los miedos: no nos permitimos soñar.
Realmente, para dar forma a nuestros sueños convirtiéndolos en realidades hemos de implicar a tres YO diferentes, a tres procesos.


Uno es nuestro YO SOÑADOR, sin él no es posible alcanzar nuestros sueños. ¡Hemos de permitirnos soñar! ¡Cuántas veces no nos lo permitimos! Hemos de imaginar, definir y apasionarnos por ese futuro deseado. Responder a la pregunta ¿qué es lo que quiero REALMENTE? a veces no es tan fácil porque o no sabemos qué contestar o contestamos con algo seguro, fácil. Muchas veces en consulta las personas no saben contestar a la pregunta  de qué quieren conseguir, o qué quieren de la vida en un futuro, y en realidad no es que no sepan lo que quieren, sino que tienen miedo a ponerlo en palabras, tienen miedo a no conseguirlo, dan por hecho que van a fracasar. Pero ahora es momento de centrarnos en el QUÉ (queremos lograr) y POR QUÉ y PARA QUÉ  lo queremos conseguir, olvidándonos de todo lo demás. Lo siguiente viene luego, pues es cierto que el proceso de soñar no basta, porque no facilita implementar nuestras ideas en cosas (acciones, metas) tangibles ¡pero es el inicio!, y todo lo demás viene después… Vamos, que hemos de dejar de lado todas esas creencias limitantes, miedos... que en muchas ocasiones son la barrera para acceder a ese sueño.

El YO REALISTA, que se centra qué en el CÓMO. El esfuerzo se centra en convertir el plan en un producto viable. Hemos de actuar COMO SI fuera posible. Nos hemos de centrar en los pasos para llevarlo a cabo, en qué necesitamos para lograr alcanzar nuestros objetivos. Hemos de pensar en qué recursos, tanto externos como internos, necesito, en quiénes están implicados (me pueden ayudar o al contrario entorpecer), qué pasos he de dar y cuándo…

Si sólo somos realistas difícilmente podremos ser innovadores, haremos “más de lo mismo”, por eso es importante el paso anterior de permitirnos soñar y, ahora sí, secuenciar los pasos para lograrlo. Y después…

El YO CRÍTICO, que evalúa el plan o proyecto, cuestionando, buscando aquellas dificultades o barreras con las que nos vamos a encontrar y descubriendo carencias. Pero atención, el YO crítico se trata de que sea un YO consejero y no un YO destructivo. Para ello hemos de tener cuidado y no atacar al Yo realista o al YO soñador sino centrarnos en los hechos, tomando una perspectiva amplia del proyecto para ver sus limitaciones.

El proceso real no es tan fácil, pues en el camino nos enfrentamos nuestros miedos y creencias limitantes, pero el coaching es una herramienta perfecta que facilita a la persona herramientas y recursos para transitar por el camino de lograr sus sueños. Como siempre, para cualquier cosa os podéis poner en contacto conmigo  psicologa.monicatimon@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo