¿Qué necesitamos? ¿Qué necesidades buscamos cubrir? ...

Imagen
Todas las personas, sin excepción, necesitamos seguridad, sentir que pertenecemos a un grupo (ya sea la familia, amistades…), afecto, reconocimiento y trascendencia (autorrealización).
Lo que nos diferencia a unas personas de otras es cómo buscamos cubrir esas necesidades. Además, también es diferente qué necesidad o necesidades están movilizando nuestra forma de afrontar la vida y de relacionarnos. Por ejemplo, una persona quiere cubrir la necesidad de afecto a través de la búsqueda del amor y una constante exigencia de que se le demuestre amor. Otra persona quiere cubrir la necesidad de reconocimiento a través del sentido del deber (“lo que se supone o le han dicho debe ser/hacer” o de afirmarse a través de la aprobación de otros (padre, éxito social…).  El problema no es en sí buscar afecto y reconocimiento de los otros, sino cuando queremos cubrir esas necesidades desde un sentimiento de carencia y buscamos FUERA lo que tendríamos que encontrar en nuestro interior. Es decir, buscar e…

¿Somos personas asertivas?

¿Qué es la asertividad? La asertividad es la capacidad de expresar tus sentimientos, opiniones, deseos, necesidades… en el momento y lugar adecuados, teniendo en cuenta que la otra persona tiene también sus deseos, necesidades, opiniones… La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular ni manipular a los demás.

Es un estilo de comunicación que incluye tanto al “Yo” como al “Otro”. La persona asertiva sabe expresar sus deseos, necesidades y opiniones y defender sus derechos; sabe poner límites sin agredir a las demás personas. 
Es un tipo de comunicación basada en el RESPETO propio y del otro.


Frente a este estilo de comunicación, están las personas que utilizan un estilo de comunicación pasivo. En este caso no se expresan los propios sentimientos ni se defienden los propios intereses, deseos, opiniones… Es un estilo de comunicación centrado en el “Otro”. No se sabe poner límites y es como si pensáramos o sintiéramos que la otra persona tuviese “más derechos” que nosotros.

Y por último el estilo de comunicación agresivo, en el que la persona no tiene en cuenta los sentimientos, opiniones, deseos, necesidades de la otra persona, imponiendo los suyos. Es un estilo de comunicación centrado en el “Yo”. Esta imposición puede ir desde las órdenes o mandatos, a la amenaza, chantaje emocional o incluso hasta la agresión verbal o física.
A menudo se habla también de un cuarto estilo comunicativo, el pasivo-agresivo. Consiste en evitar el conflicto mediante la discreción, evitando las situaciones que puedan resultar incómodas o enfrentar a los demás con excusas, falsos olvidos o retrasos entre otros medios. Así no se asume la necesidad de hacer valer los propios derechos (pasividad), aunque tampoco se muestra receptivo hacia los de la otra parte (agresividad). A mi modo de ver es un estilo de comunicación agresivo “encubierto” en que la persona se centra en lograr sus deseos pero sin explicitarlo.

En general cada uno de nosotros tenemos un perfil de estilo comunicativo, ¿conoces el tuyo? Piensa en la manera en que te enfrentas a peticiones y a críticas (tanto al recibirlas como al hacerlas); ¿sabes expresar gratitud, admiración?; ¿expresas el malestar o el enfado?; piensa en cómo tiendes a resolver determinados conflictos. Eso no quiere decir que siempre nos comuniquemos de la misma forma o que utilicemos un estilo comunicativo distinto en  diferentes ámbitos (pareja, amistades, trabajo...), pero reconocer cómo tendemos a comunicarnos o cómo nos comunicamos en diferentes espacios es importante para ser conscientes del cambio que hemos de hacer en nuestra forma de comunicarnos en el caso de que no lo hagamos de forma asertiva.

En el taller de ayer profundizamos en el estilo de comunicación pasiva. Publicaré un breve resumen de lo esencial, pero antes quería clarificar estos términos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo