¿Qué necesitamos? ¿Qué necesidades buscamos cubrir? ...

Imagen
Todas las personas, sin excepción, necesitamos seguridad, sentir que pertenecemos a un grupo (ya sea la familia, amistades…), afecto, reconocimiento y trascendencia (autorrealización).
Lo que nos diferencia a unas personas de otras es cómo buscamos cubrir esas necesidades. Además, también es diferente qué necesidad o necesidades están movilizando nuestra forma de afrontar la vida y de relacionarnos. Por ejemplo, una persona quiere cubrir la necesidad de afecto a través de la búsqueda del amor y una constante exigencia de que se le demuestre amor. Otra persona quiere cubrir la necesidad de reconocimiento a través del sentido del deber (“lo que se supone o le han dicho debe ser/hacer” o de afirmarse a través de la aprobación de otros (padre, éxito social…).  El problema no es en sí buscar afecto y reconocimiento de los otros, sino cuando queremos cubrir esas necesidades desde un sentimiento de carencia y buscamos FUERA lo que tendríamos que encontrar en nuestro interior. Es decir, buscar e…

Taller Gestión de la rabia y la ira: 3ª sesión

En la primera sesión, en un análisis retrospectivo a través de nuestra línea de vida, tomamos conciencia de la manera en que cada una habíamos manifestado y expresado la rabia en diferentes momentos vitales (infancia, adolescencia, primera juventud). En esta sesión nos situamos en nuestro presente, vivenciando cómo se expresa tanto en el cuerpo como en nuestras emociones y pensamientos el sentimiento de rabia; conectamos con nuestra rabia y constatamos qué situaciones nos las generan y las consecuencias que tiene (para nosotras mismas o para los demás) nuestra forma de gestionarla.
Esta primera dinámica nos permitió acotar las manifestaciones y forma de expresión de la rabia en las que trabajamos a continuación.
En primer lugar los estallidos de cólera o ira, centrándonos en cómo aceptar nuestras propias limitaciones y en cómo asumir y aceptar que no podemos hacer nada por reparar el daño que nos han hecho, aunque sí la capacidad para afrontarlo. También nos detuvimos en  reconocer aquellos aspectos o situaciones que actuaban como detonantes o disparadores de la ira, para así poder anticipar estrategias de actuación. ¡Detectar las primeras señales de rabia es fundamental!, pues es la manera de que podamos empezar a autorregularnos, impidiendo que esta se incremente.
En segundo lugar observamos la importancia de la comunicación asertiva: la capacidad de expresar nuestros deseos, necesidades, sentimientos, pensamientos... pero teniendo en cuenta los de la otra persona. El malestar no expresado, la creencia de que no tenemos derecho a sentir/expresar un enfado,… hace que reprimamos el sentimiento de rabia y no se libere. Hemos de tener presente, en el momento que estemos más calmadas, de expresar qué nos ha molestado empleando un estilo de comunicación asertivo. Analizar qué aspectos (creencias erróneas y miedos) bloquean nuestra capacidad de afirmar nuestros derechos asertivos fue el siguiente paso. ¡Habrá que hacer los deberes!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo