La importancia del por qué y el para qué del cambio

Imagen
Como señalé en mi anterior post https://www.monicatimon.com/2019/01/la-gestion-del-cambio-personal.html, una vez llegados al qué quiero cambiar, hemos de seguir haciéndonos una serie de preguntas antes de pasar a la acción.

Preguntémonos “¿por qué quiero el cambio?” Es importante tener en cuenta responder a la pregunta ¿por qué lo quiero? ¿Por qué quiero cambiar? El cambio es un proceso, un camino, que implica trabajo y esfuerzo, ¡no ocurre de la noche a la mañana, ni viene caído del cielo!, y para ello tenemos que estar realmente motivado(a)s. Por eso es importante tomar conciencia de ¿por qué quiero el cambio? El cambio ha de venir de una necesidad propia, no porque alguien nos lo pide o creemos que es lo que hemos de hacer porque otras personas lo hacen. Si la motivación viene de fuera, ya sea porque me siento obligado(a) o me presionan a hacerlo, o bien, porque es lo que veo que hace todo el mundo, difícilmente será una motivación adecuada para continuar el camino.
También es necesa…

Secretos de la automotivación

¿Qué nos motiva? ¿Hacia dónde dirigimos nuestra energía creadora? A veces no es tan fácil contestar a esta pregunta, porque el día a día nos absorbe y no nos deja ni espacio ni tiempo para centrarnos en aquello que deseamos; nos preocupamos más de aquello que tenemos que y/o debemos hacer que de aquello que nos puede generar ilusión.  La queja de “no tengo tiempo para mí” es una de las que más escucho en consulta, pues sin quererlo muchas veces nos vemos atrapadas o atrapados en nuestros deberes y rutinas, olvidando nuestros deseos y necesidades, ahogando nuestras motivaciones e ilusiones.
Os propongo realizar el siguiente ejercicio:
1. Piensa y prepara una lista de 10 cosas con las que disfrutas, de aquellas cosas que te gusta hacer.
¿Cada cuánto las haces? ¿Forman parte de tu vida cotidiana? Piensa estrategias para hacerlas con regularidad.

2. Anota las actividades y obligaciones que tienes que hacer en tu vida cotidiana.
Analiza luego cada uno de tus “tengo que” hacer ¿es algo que realmente “tienes que”?, ¿puedes delegar o pedir que lo haga alguien?
De todas estas tareas y actividades ¿cuántas son para cubrir las necesidades de los demás?
Ahora coge las tareas que realmente tienes que hacer y sustituye por "quiero"

  Quiero        ____________                                       Para    ___________                                                                                  
(ej: tengo que archivar los papeles que tengo amontonados)       
  Quiero mantener mi mesa  ordenada                            para que me inspire serenidad

 3. Con el tiempo libre que te queda al dejar de hacer actividades que sentías la obligación de hacer o que has podido delegar realiza otras que contribuyan a desarrollar tu espacio personal, actividades que te permitan disfrutar.

 4. Lista de cosas que me merezco/a las que tengo derecho. Es esencial sentir que tenemos derecho a cuidarnos, que nos merecemos atender a nuestras necesidades realizando aquellas cosas que nos generan bienestar y gratifican. Será la única forma de que nos involucremos en actividades y proyectos que nos permitan la autorealización y nos motiven.

Este ejercicio nos confrontará con la forma en que vivimos nuestro día a día: ¿hay espacio para mí?, ¿necesito en algún espacio de mi vida tener más asertividad?, ¿me conozco lo suficiente para saber aquello que realmente quiero, que me puede hacer disfrutar?, ¿hasta que punto me siento satisfecho o satisfecha con mi vida?.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Pensamientos, Sentimientos y Acción

El auto-perdón