¿Qué necesitamos? ¿Qué necesidades buscamos cubrir? ...

Imagen
Todas las personas, sin excepción, necesitamos seguridad, sentir que pertenecemos a un grupo (ya sea la familia, amistades…), afecto, reconocimiento y trascendencia (autorrealización).
Lo que nos diferencia a unas personas de otras es cómo buscamos cubrir esas necesidades. Además, también es diferente qué necesidad o necesidades están movilizando nuestra forma de afrontar la vida y de relacionarnos. Por ejemplo, una persona quiere cubrir la necesidad de afecto a través de la búsqueda del amor y una constante exigencia de que se le demuestre amor. Otra persona quiere cubrir la necesidad de reconocimiento a través del sentido del deber (“lo que se supone o le han dicho debe ser/hacer” o de afirmarse a través de la aprobación de otros (padre, éxito social…).  El problema no es en sí buscar afecto y reconocimiento de los otros, sino cuando queremos cubrir esas necesidades desde un sentimiento de carencia y buscamos FUERA lo que tendríamos que encontrar en nuestro interior. Es decir, buscar e…

Resumen Taller Sexualidad y relaciones afectivas

Os hago una pequeña síntesis de lo que fue el taller de Sexualidad y Relaciones afectivas realizado en el Centro Cívico Vallvidrera

En la primera sesión estuvimos compartiendo que es para cada una de nosotras la sexualidad; cómo nos situamos ante una cuestión, la sexualidad, que es más compleja de los que parece a simple vista.
También reflexionamos sobre cómo estaba influyendo en nuestra manera de expresar y vivir la sexualidad toda la carga cultural y de género que llevamos en nuestra mochila.
Al final el tiempo se hizo corto y todas nos quedamos con ganas de seguir conversando y compartiendo.
¡Gracias a todas por esta magnífica sesión!

En la segunda sesión hablamos de dos aspectos relevantes de la sexualidad: las fantasías sexuales y la sensualidad.
En un primer momento compartimos qué entendemos por fantasías sexuales, tipos de fantasías sexuales en función de cómo surgen y del objetivo que pretenden, y reflexionamos sobre cómo las tenemos integradas en nuestra vida sexual y cómo nos situamos ante ellas, sobre si existen diferencias entre las fantasías masculinas y las femeninas... También se habló de cómo podemos potenciar nuestra capacidad de elaborar fantasías sexuales y tenerlas más presentes en nuestra vida sexo-afectiva. 
Otro aspecto en el que nos detuvimos es en la sensualidad y la importancia de los sentidos, incidiendo en la relevancia de reconocer aquellos aspectos idiosincráticos que nos definen como mujeres sensuales. Además se ofrecieron algunas estrategias para entrenar sentidos como el del olfato y el del oído. 
Fue un momento divertido para aprender y compartir.

Tercera sesión
Estar disponible para la escucha de lo que nos rodea, de lo que acontece en nuestro interior y en nuestro cuerpo, tomando conciencia de todas las sensaciones que nos envuelven facilita el desarrollo de nuestras posibilidades eróticas. En la última sesión nos centramos precisamente en este aspecto: conectar con nuestro cuerpo. Estuvimos realizando ejercicios para desbloquear la pelvis, para coordinar respiración y movimiento, para prolongar el placer… Acabamos con unos ejercicios para controlar la musculatura pubocoxígea.  Distensión, risas y placer…

La cuarta sesión la dedicamos a los sentimientos, a la expresión de los afectos, a la comunicación. ¿Qué entendemos por intimidad?, ¿cómo expresamos esa parte de nosotras mismas en nuestras relaciones? son aspectos sobre los que estuvimos reflexionando. 
Cómo compartir de forma sana nuestra intimidad y aprender a gestionar el bloqueo de nuestros sentimientos fueron aspectos relevantes del trabajo que se realizó en esta sesión. 
Por último, a partir de una experiencia propia, fuimos tomando conciencia de aquellos aspectos comunicativos que dificultan una vivencia sana de nuestras relaciones sexo-afectivas.

Quinta y última sesión
Tener claro qué quiero y qué no quiero; saber qué me gusta o apetece y saber qué es lo que no me gusta y no me apetece, y saber comunicarlo, es indispensable para disfrutar plenamente de nuestra sexualidad. ¿Hasta qué punto somos asertivas en este ámbito? ¿cómo comunicar de forma asertiva mis deseos?. Preguntas que no quedaron sin respuesta.
Finalizamos reflexionando sobre aquellas estrategias que utilizamos para mantener erótica una relación. ¡Fuera la rutina! era la consigna. La sexualidad es juego, diversión, placer... imaginación, creatividad... ¡Seguro que todo lo que compartimos servirá para potenciar la parte lúdica de nuestra sexualidad!... Ahora a ponerlo en práctica!  ;) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo