ETAPAS DEL DUELO

Como he señalado http://www.monicatimon.com/2017/01/dolor-o-sufrimiento.html, ante una pérdida la realidad que conocemos ha desaparecido, y sentimos (en función de la intensidad y el vínculo que tenemos con aquello que perdemos) el vacío, el caos; lo más normal es que nuestro mundo se paralice (que nos encerremos en nosotros o nosotras mismas, por ejemplo, que no salgamos, que no realicemos las actividades que hacíamos...) Es el momento de quedarnos a solas con nuestro dolor y es bueno que las personas de alrededor lo respeten; en nuestra sociedad actual, donde todo va tan deprisa y lo que se valora es la inmediatez, es difícil que se entienda esa necesidad de tiempo y espacio, y hay que volver al trabajo, las amistades presionan para que vuelvas a salir…; pues no, aún no es el momento de eso.
Lo que no debe detenerse es la expresión de la tristeza, la rabia, la ansiedad... El primer paso para superar el dolor emocional es saber que es normal y parte del ser humano; todas las personas lo vivimos, independientemente de que lo reconozcamos y expresemos o no. El sentirlo no nos hace más débiles, menos capaces, con menos valía ni nos da ninguna otra connotación negativa.


Las etapas del duelo son reacciones a emociones/sentimientos que pueden durar minutos u horas mientras fluctuamos de una a otra; no entramos ni salimos de cada etapa particular de una forma lineal, podemos atravesar una, luego otra y regresar luego a la primera. Sin embargo, aunque William Worden (uno de los máximos exponentes actuales cuando se habla del manejo de los duelos) estableció que es mejor centrarse en las tareas necesarias para elaborar el duelo- de las que ya hablaré-, desde mi experiencia es bueno conocer algunas de las reacciones por las pasamos durante el duelo. Haciendo una síntesis de las propuestas que se realizan desde varios modelos que describen las fases del duelo, señalo las características principales.
1) Shock, Embotamiento afectivo, Negación
Nos sentimos aturdidos, en estado de shock, incredulidad. Nos permite realizar las cuestiones prácticas. Además, la negación nos permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impactante. Es una defensa provisional y pronto será sustituida por una aceptación parcial.

2) Fase de asimilación:
Es cuando tienen lugar las emociones más intensas. La negación es sustituida por la rabia, la ansiedad y el resentimiento; surgen todos los por qué. Es una fase difícil de afrontar para las personas que nos rodean; esto se debe a que la ira se desplaza en todas direcciones, aun injustamente.
Ante la dificultad de afrontar la difícil realidad, buscamos llegar a un acuerdo para intentar superar esa traumática vivencia. Nos anclamos en el pasado, nos extraviamos en un laberinto donde no hacemos más que repetirnos: "si hubiéramos...” Queremos que la vida vuelva a ser como era; queremos que nuestro ser querido sea restituido, diagnosticar antes el tumor, impedir que el accidente suceda... La negociación a menudo va acompañada de la culpa. Los "si hubiéramos…" nos inducen a criticarnos y a cuestionar lo que "creemos" podríamos haber hecho diferente.
En un momento u otro, nos veremos invadidos por una profunda tristeza, por un sentimiento de desesperanza. Es un estado, en general, temporal y que prepara para la aceptación de la realidad. Si expresamos ese dolor, será más fácil la aceptación final.

5) Acomodación o Aceptación:
Gradual conexión con la realidad y la vida diaria. Si nos permitimos expresar los sentimientos mencionados anteriormente- la ira, la tristeza, la ansiedad, la culpa- contemplaremos el futuro con más tranquilidad. No hay que confundirse y creer que la aceptación es una etapa feliz: en un principio está casi desprovista de sentimientos. Comienza a sentirse una cierta paz, se puede estar bien a solas o en compañía, no se tiene tanta necesidad de hablar del propio dolor... la vida se va imponiendo.

Como siempre, si os ha gustado, ¡compartid!. Y para más información o consulta psicologa.monicatimon@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo