Los miedos subconscientes

Hay cierto tipo de miedos que no los detectamos de una forma clara porque cuesta que accedan a nuestra conciencia. Son miedos que permanecen en nuestro subconsciente. Miedos más profundos en los que no somos conscientes de que hacemos algo que no nos favorece. 

Este tipo de miedos son producto de las creencias aceptadas en nuestra mente que sirven para protegernos en algún aspecto, pero que a su vez están limitando nuestro potencial y, peor aún, puede acabar en un autosabotaje. Estos miedos están asociados también con los miedos internos, de los que ya he hablado, http://www.monicatimon.com/2015/11/afrontar-los-miedos-internos.html en el sentido de que tenemos la tendencia a cuestionarnos nuestra propia capacidad para lograr algo. La diferencia primordial radica en la profundidad del miedo. En el miedo de tipo interno somos conscientes de que algo que hacemos que no nos favorece; en el tipo de miedo subconsciente no somos conscientes de lo que ocurre ya que ese miedo nace del nivel de las creencias y nuestras creencias están ocultas. 

Hay miedos como el miedo al éxito, el miedo a que no nos quieran, miedo a la intimidad… que en ocasiones permanecen ocultos y nos bloquean hasta que, a veces, alguien o algo nos lo saca a la superficie y nos lo hace patente. Sentimos que lo peor que alguien nos puede hacer es sacar a relucir una faceta nuestra que no queremos afrontar, pues eso significa tener que lidiar con algo que querríamos bien enterrado en nuestro interior. Sin embargo no existe mayor obstáculo para nuestro desarrollo personal que no querer afrontar y superar ese muro que nosotros mismos nos hemos construido en la mayoría de los casos. No es cuestión de remover de golpe todo lo que tenemos enterrado en nuestro interior, porque nuestros miedos lo que hacen de alguna forma es protegernos, pero sí de ir poco a poco reconociendo y siendo conscientes de aquellos que más fácilmente son accesibles a nuestra conciencia. Se trataría de ir quitando “armaduras”, como hacemos al pelar una cebolla, desde las más externas a las más internas, poco a poco y a nuestro ritmo, pero AVANZANDO. 

En realidad muchos de esos temores tienen que ver con una huida no consciente de nuestra propia conciencia. Lo que hay en realidad detrás de esos miedos es un temor no reconocido a vernos tal y como "estamos siendo" realmente... es un miedo a nuestras autolimitaciones... y lo que tememos en realidad es nuestra imperfección... Cuando no aceptamos esa imperfección conscientemente, la proyectamos en el mundo exterior de forma no consciente. 

Hay distintas terapias que pueden favorecer acercarnos a este tipo de miedos, aunque a mi modo de ver con las que más éxito he tenido están ligadas a toma la conciencia emocional más que a la racional, y en este caso la EFT (Técnica de Liberación Emocional) y la Hipnosis, entre otras, son muy potentes. Se trata sobre todo de aprender a escuchar los mensajes de tu cuerpo, facilitando una mayor conciencia de la causa del problema para después aprender a expresar las emociones de manera más asertiva y fortalecer tu autoestima y autoconfianza. 

Para más información no dudéis en contactar al mail psicologa.monicatimon@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo