Taller "El cuidado de la persona cuidadora". Derechos y estrategias

En las últimas sesiones del taller “El cuidado de la persona cuidadora” que se está realizando en el Municipio de Esparraguera a iniciativa de la “Regidoria de Polítiques d’Igualtat” estuvimos trabajando los derechos de las personas cuidadoras. A veces lo olvidamos, pero como personas que estamos dedicando nuestro tiempo y energía a cuidar a una persona tenemos nuestros derechos, y hemos de ser capaces de, primero, conocerlos y reconocerlos como nuestros, y, segundo, tener la capacidad de saber ejercerlos.
Para ello lo primero que hicimos es tomar conciencia de qué es la asertividad y hasta qué punto reconocemos y ejercemos uno de los derechos asertivos: ser una prioridad para nosotros mismos. La importancia de reconocer, cuidar y atender nuestras necesidades y deseos para poder ofrecer un mejor cuidado quedó así, tras un debate, manifiesta.
Posteriormente se trabajó por parejas. Cada pareja tenía, de la lista de derechos de las personas cuidadoras (al final del post), unas cartulinas con tres derechos y se les dio la consigna de  debatir hasta qué punto lo consideraban un derecho, si ejercían o no ese derecho y, en el caso de que no fuera así o les costara ejercerlo, cuáles eran las dificultades con que se encontraban (qué aspectos propios o externos les impedía ejercerlo).
A partir de este ejercicio se trabajaron aspectos como: saber pedir ayuda, cómo comunicarse de forma asertiva y saber poner límites.

La última sesión estuvo dedicada a tomar conciencia y desarrollar esas estrategias que nos van a facilitar hacer frente a ciertas situaciones por las que pasamos en la experiencia de cuidar a otra persona. 

n Pedir ayuda.
n Poner límites al cuidado.
n Cuidar de la propia salud:
® Hacer ejercicio físico.
® Alimentarse de forma saludable.
® Cuidar el sueño y descanso.
® Dedicarse tiempo propio.
® Aprender a relajarse.
® Mantener y fomentar las relaciones sociales.
n Afirmarse y comunicarse mejor.
n Reconocer y aceptar los sentimientos.
n Conocer y hacer uso de sus derechos.
n Pensar en el futuro.

En el fondo era un resumen de lo ya tratado anteriormente, pero buscando afianzar lo que ya se había tratado de una manera muy práctica y dirigida a la experiencia particular de cada persona.

LISTA DE DERECHOS DE LAS PERSONAS CUIDADORAS

n Fomentar la independencia de la persona dependiente.
n El derecho a cuidarse, dedicando tiempo y haciendo actividades para ellas sin sentimientos de culpa, de miedo y sin autocrítica.
n El derecho a mantener facetas de su propia vida que no incluyan a la persona a la que cuidan.
n El derecho a experimentar sentimientos negativos (tristeza, rabia o enfado) por ver enferma o estar perdiendo a la persona querida.
n El derecho a resolver por ellas mismas aquello de lo que sean capaces, y el derecho a preguntar y pedir ayuda a otras personas para resolver aquello que no comprendan, reconociendo los límites de su propia resistencia y fuerza.
n El derecho a buscar soluciones que se ajusten razonablemente a sus necesidades y a las de sus seres queridos.
n El derecho a ser tratadas con respeto por aquellas personas a quienes solicitan consejo y ayuda.
n El derecho a cometer errores y ser disculpadas por ello.
n El derecho a ser reconocidas como personas valiosas y fundamentales de su familia, incluso cuando sus puntos de vista sean distintos.
n El derecho a quererse y admitir que hacen lo humanamente posible.
n El derecho a recibir consideración, afecto, perdón y aceptación por lo que hacen por la persona a quien cuidan.
n El derecho a aprender, y a disponer del tiempo necesario para aprenderlo.
n El derecho a decir “no” ante demandas excesivas, inapropiadas o poco realistas.
n El derecho a seguir desarrollando su propia vida y disfrutando de ella.
n El derecho a liberarse de sentimientos y pensamientos negativos, destructivos e infundados, aprendiendo a manejarlos y controlarlos.
n El derecho a rechazar cualquier intento que haga la persona cuidada para manipularla/es, haciéndoles sentir culpables o deprimidos.
n El derecho a estar orgullosa/os por la labor que desempeñan y aplaudir el coraje que tienen que reunir muchas veces para satisfacer las necesidades de la persona de la que cuidan.
n El derecho a ser ella/os mismas...



Comentarios

Entradas populares de este blog

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

El estilo atribucional

Motivación, interés y entusiasmo