¿Por qué me comunico de forma pasiva?

Cuando hablamos de asertividad y de ejercer nuestros derechos asertivos http://www.monicatimon.com/2015/03/asertividad-y-derechos-asertivos.html, no se trata de ejercerlos siempre; en ocasiones reconoceré mis necesidades y deseos (esto SÍ es muy importante) pero elegiré anteponer los del otro. ¿Cuándo sabré que los estoy anteponiendo porque no actúo de forma asertiva? Cuando desvalorizo mis propios sentimientos, y nos les doy importancia; cuando siento que no me tienen en cuenta o siento que me manipulan; cuando tengo sentimientos de culpa o malestar; cuando siento rabia y estallidos de ira por aguantar situaciones no resueltas;  cuando siento que me he faltado al respeto porque no he actuado cómo quería.  Es entonces cuando hemos de tener muy presente por qué hemos actuado así; qué tipo de creencias erróneas tengo (ej.: “he de contentar a todo el mundo”); qué tipo de sentimientos aparecen (culpa, ansiedad, vergüenza, timidez...).

Es a partir de ahí cuando podremos empezar a trabajar, porque SE PUEDE APRENDER a comunicarse de forma asertiva.
Es cierto que en ciertos momentos podemos sentir cierto alivio MOMENTÁNEO de la ansiedad al no  tener que enfrentarnos al problema, pero esto sólo evita el conflicto, NO LO SOLUCIONA.

Pensad un momento en alguna situación en la os hayáis comunicado de forma pasiva. ¿Qué tipo de pensamientos y sentimientos estaban involucrados?  Estos son algunos de los motivos expuestos cuando en el taller trabajamos este tipo de situaciones.

• Que heriré los sentimientos de los demás
• Tengo miedo a que se enfaden o a perder la relación y a quedarme solo/a
• Querer la aprobación de los demás; por querer contentar a todos
• Miedo al rechazo
• Evitar el conflicto
• Para  proteger, evitar el sufrimiento de alguien
• Suponemos que las demás personas han de saber cómo me estoy sintiendo o qué quiero

Querer contentar a los demás; por miedo a no tener la aprobación de los demás; pensar que si no “no nos querrán”. Pensad una cosa, la autoestima puede estar basada en muchos aspectos; en el físico (me gusta mi mirada, es expresiva;…); en nuestra autoeficacia en determinados ámbitos, como en el intelectual pensar que “soy rápida entendiendo las cosas, y en el trabajo me permite ser eficaz”,…); de carácter (“soy divertida”…) Podríamos destacar múltiples aspectos. Sin embargo hay personas que basan su autoestima en un único tipo de características: “soy amable, soy generosa, me gusta ayudar a los demás, soy una buena amiga…” Es muy fácil que estas personas cuando se encuentran en una situación en la que han de anteponer sus intereses a los de la otra persona se sientan muy inseguras por miedo a que las otras personas la dejen de ver de la misma manera; que aparezca el miedo a que ya no la van a apreciar… Si la persona se encuentra pensando que ya no la van a considerar “amable, generosa, una buena amiga…” y es eso lo único que cree que valoran los demás porque ella misma se piensa así y no reconoce otras cualidades en las que autoafirmarse será fácil que acabe anteponiendo los intereses de los demás para al menos salvaguardar eso tan preciado para ella.  Es importante que diversifiquemos las cualidades positivas en las que basamos nuestra autoestima.

Respecto al hecho de suponer que las personas han de saber cómo nos sentimos “es de cajón que me molesta que…” o que han de saber lo que queremos es un error muy común. Pero entendamos que la gente no puede leer la mente, y los demás no suelen tener ni idea de lo que nos molesta o de lo que realmente esperamos de ellos. No utilicemos el argumento de que ya saben lo que queremos como excusa para no enfrentarnos.

Otro aspecto importante: miedo a expresar el enfado o comunicar algo que te molesta porque tenemos miedo ¿a qué? Quizás a evitar una discusión, a deteriorar una relación, a que no nos vean de la misma manera... Piensa sobre ello. Sobre esto volveremos, pero pensad una cosa, para ser asertivo es muy importante tanto el qué decimos como el CÓMO y CUÁNDO lo decimos.

Como siempre podéis dejar vuestros comentarios o comunicaros conmigo a través del mail psicóloga.monicatimon@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

El estilo atribucional

Motivación, interés y entusiasmo