Taller: Manejo del estrés- ¿Qué es el estrés?

En la primera sesión definimos el concepto de estrés, aportando cada una de nosotras nuestras propias ideas y percepciones, a la vez que se exponía de dónde surge este concepto desde el ámbito de la psicología. Seyle se centró en los aspectos psicofisiológicos de la respuesta del organismo ante el estrés. Según Lazarus, que se centra en los procesos cognitivos, es la relación particular entre la persona y su entorno que percibe como desbordante- o como algo que excede sus recursos- y pone en peligro su bienestar”. 
Concluimos así que el estrés en principio es el resultado del conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción. Un poco de estrés nos puede ayudar a que estemos activos y alerta, nos ayuda a hacer cosas, a hacer planes y llevarlos a cabo.  Sin embargo, a partir de cierto nivel de activación del organismo, el estrés afecta a nuestra vida y pasa a ser desadaptativo. Otra de las cuestiones en la que nos centramos en la diferencia entre estrés y ansiedad, puesto que aunque a  veces el estrés va acompañado de ansiedad, la ansiedad no siempre implica estrés.

¿Y cuáles son los síntomas?. A nivel psicológico o emocional aparece un estado de preocupación o ansiedad, irritabilidad, ira, pérdida de memoria, tristeza, cansancio o problemas para concentrarse. A nivel físico puede producirse un aumento de la frecuencia cardiaca, problemas digestivos, mareos, contracturas, dolor de cabeza o espalda, sensación de falta de aire, sudoración o dolor de cabeza. A nivel conductual, en general pérdida de apetito o comer sin control, dormir mal, aislamiento social. Cada organismo responde de forma diferente, así que el estrés en cada persona se expresa de forma diferente, por eso es importante reconocer cómo se manifiesta de forma particular en nosotros.  ¿Cómo se manifiesta el estrés en mi cuerpo, en mis emociones y sentimientos? Pensar en aquellas situaciones que nos habían generado estrés facilitó reconocer aquellos síntomas que reflejaban nuestra propia forma “de estresarnos”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

El estilo atribucional

Motivación, interés y entusiasmo