Los sentimientos y las emociones SON


Antes que nada, una pequeña reflexión.
Contestad a esta pregunta.
¿Pensáis que hay emociones o sentimientos negativos y emociones o sentimientos positivos?...

La verdad es que NO considero que haya sentimientos negativos o sentimientos positivos; hay sentimientos que nos generan malestar y sentimientos que nos generan bienestar, pero los sentimientos y emociones, sencillamente, SON, están ahí.  Los sentimientos, incluso aquellos que nos generan malestar, pueden ser adaptativos, nos señalan que algo está pasando. De este modo el sentimiento de tristeza nos facilita reconocer una pérdida y nos permitirá poder llevar a cabo estrategias para elaborar correctamente ese duelo.
Es fundamental tener presente que cualquier emoción que tengamos es legítima, es lo que sentimos en ese momento, y en absoluto hemos de avergonzarnos sea lo que sea lo que estemos sintiendo. Es cierto que la sociedad en la que vivimos negativiza y dificulta la expresión de los sentimientos: llorar es de débiles o al menos está mal visto y nos da pudor hacerlo en público, no se favorece el tiempo necesario para elaborar duelos de pérdidas importantes (por ejemplo la de un familiar próximo), sentir miedo es de cobardes y nos hace tener un bajo autoconcepto sobre nosotros,… pero los sentimientos SON y nos los debemos permitir sin culpabilizarnos. La cuestión es que sentimos, somos humanos, y lo importante no es tanto  no sentir (o dejar de sentir) determinado sentimiento sino cómo lo gestionamos.
Un pequeño secreto: siempre hablo de que los sentimientos SON, en presente. Y es que es fundamental vivenciar los sentimientos desde el presente, sin anclarnos en el pasado. No es lo mismo sentir tristeza por una pérdida que sentir melancolía; no es lo mismo sentir rabia porque alguien nos ha decepcionado que sentir rencor. Tanto la melancolía como el rencor están anclados en el pasado, y no son adaptativos. SIENTE RABIA cuando te has sentido tratado o tratada injustamente, vive y expresa esa rabia, gestiónala, pero si se convierte en rencor ¡alerta!, algo se está haciendo mal. Vivir el sentimiento desde el presente, aunque éste nos genere malestar, nos permitirá avanzar si lo gestionamos de forma adecuada; los sentimientos que se aferran al pasado no nos permiten ese avance inmovilizándonos en el malestar.
Cuando hablo de presente no quiero referirme a que ese sentimiento dure únicamente un momento o un día. La regulación de los sentimientos implica un proceso, y cada situación requerirá el suyo. Así por ejemplo la tristeza de un duelo importante no va a desaparecer ni en cuatro meses ni en seis, pero si lo vivimos desde el presente la vivencia de ese dolor no será la misma durante la primera semana que al cabo de seis meses.

Lo fundamental es tener la capacidad de vivir el presente, por duro que éste sea en determinados momentos.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Parto de la idea de que el sentimiento surge a partir de una emoción que nuestro cerebro racionaliza y etiqueta y que perdura más que la emoción misma.

    Estoy de acuerdo en que, en general, conviene gestionar los sentimientos en el presente y no anclarlos en el pasado. Pero veamos algunos matices curiosos:

    Por un lado las personas somos bastante historia y en cada historia ha habido emociones y sentimientos que nos hicieron estar alegres y felices. Y entonces uno podría recordarlos con el intento de reproducir, al menos en parte, aquellos sentimientos: ¡Volvamos pues al pasado feliz!

    El problema es que podemos caer en un sentimiento ya catalogado hasta por la RAE en su segunda acepción:

    Nostalgia: Tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida

    ¿Cómo evitarlo? Yo creo que no haciendo el viaje al pasado solo sino en compañía de los que compartieron con uno aquellos momentos.

    A la nostalgia la alimenta la soledad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena reflexión del Hilo de Ariadna, aunque quiero añadir un matiz. Recordar, evocar,... no es lo mismo que vivir en el pasado o anclar un sentimiento del pasado en el presente. Estoy muy de acuerdo en rememorar aquellos momentos felices de nuestro pasado.Por otra parte hay momentos dolorosos que a veces no podemos evitar revivirlos (aniversarios,determinadas fechas, momentos que nos traen a la mente ese acontecimiento,....); es muy certera la apreciación de que mejor hacer el viaje en compañía de los que compartieron con nosotros esos momentos. Pero no confundamos el sentimiento de tristeza que nos genera evocar un acontecimiento pasado con vivir en un sentimiento de melancolía o nostalgia "por lo que fue". Elaborar duelos no significa "olvidar" y es normal que revivamos emociones y sentimientos acaecidos en el pasado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo