AUTOESTIMA

La autoestima, la valoración que hacemos de nosotros mismos, se construye sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Desde la infancia hemos ido integrando una serie de ideas sobre nosotros que van a forjar nuestra auto imagen: nos sentimos personas listas o tontas, capaces o incapaces, nos gustamos o no. El concepto de uno mismo va desarrollándose poco a poco a lo largo de la vida, y cada etapa aporta, en mayor o menor grado, experiencias y sentimientos, que darán como resultado una sensación general de valía o incapacidad. En la infancia descubrimos que somos niños o niñas, que tenemos manos, piernas, cabeza y otras partes de nuestro cuerpo. También descubrimos que somos seres distintos de los demás y que hay personas que nos aceptan y personas que nos rechazan. A partir de esas experiencias tempranas de aceptación y rechazo de los demás es cuando comenzamos a generar una idea sobre lo que valemos y aquello por lo que valemos o dejamos de valer. Los primeros años de vida (hasta los 4 ó 5 años) son así básicos y determinantes para que comiencen a valorarse y aceptarse. Es un aprendizaje que marcará en un futuro, por ello es muy importante dar mensajes positivos.

La autoestima es una estructura estable y difícil de cambiar, pero su naturaleza no es estática, sino dinámica, y por lo tanto puede crecer. Si bien durante la infancia quizá no tuvimos un entorno social-familiar que favoreciera la construcción de una fuerte autoestima, o las experiencias que vivimos ayudaron a forjarnos una imagen de nosotros mismos como no válida, lo cierto es que como adultos tenemos más recursos y capacidades que el niño/a que éramos. Sin negar que ese niño/a permanezca aún en el interior de nosotros, los adultos que somos podemos protegerle y amarle. Como he señalado, la autoestima no es innata, es adquirida, y se genera como resultado de la historia de cada persona. Y si bien es cierto que la historia pasada que ha ayudado a construir nuestra estructura emocional y autoestima pesa, en el fondo NUESTRA HISTORIA LA SEGUIMOS CONSTRUYENDO cada día. Es desde las experiencias de nuestro presente, y sobre todo como vivamos y construyamos ese presente, desde donde podemos cambiar y fortalecer nuestra autoestima.

Comentarios

  1. Estoy de acuerdo en que somos historia y la seguimos construyendo. Y por eso creo que del SOY tambien forma parte lo que HACEMOS e incluso influye lo que TENEMOS porque son parte de nuestra historia.

    ResponderEliminar
  2. Hola Hada Ignorante. Te agradezco tu participación en el blog y te animo a seguir haciéndolo.
    En cierta manera tienes razón, pero como personasa somos mucho más de lo que tenemos y de lo que hacemos, y a veces nos olvidamos. En realidad lo que quería transmitir es que en ocasiones estamos más pendientes de lo que tenemos o hacemos/queremos tener o hacer que de lo que somos más allá de eso. El verdadero autoconocimiento parte de un análisis más profundo de nuestro SER.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo