HONESTIDAD, HUMILDAD Y VALENTÍA

En la anterior entrada señalaba que el camino del autoconocimiento da vértigo. Es un camino que implica enfrentarnos a nosotros mismos con HONESTIDAD. Es ponernos delante de un espejo que nos devuelva una imagen real de nosotros, con nuestras fortalezas, pero también con nuestras miserias, errores y, en definitiva, todo aquello que nos limita y desagrada. Enfrentarse al espejo (literal y metafórico) a veces nos causa temor, porque no siempre nos muestra un retrato amable de nosotros mismos. Conocerse es pues un ejercicio de honestidad, humildad y valentía. Este proceso puede ser incómodo e incluso doloroso al principio, pero al afrontar nuestro SER, al asumir la verdad que hay en nuestro interior, nos convertimos en personas más auténticas y libres. He aquí la importancia de andar el camino. Para empezar, ¿cómo te piensas, cómo te percibes?...
Intenta contestar a esta pregunta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El estilo atribucional

Superar la dependencia emocional: vencer el síndrome de abstinencia

Motivación, interés y entusiasmo